Log in

Carnaval, carnaval

  • Published in Juan Costa

En mi pueblo, que es el vuestro, ensayan la Semana Santa durante el Carnaval.

Puede parecer un disparate, pero ocurre en Valencia algo más anómalo y es que durante la Cuaresma sucede el desenfreno máximo que son las Fallas.

Hoy el monitor del curso de natación me ha felicitado porque he nadado mejor que nunca. ¿Cual fue mi catalizador? Simplemente me apoyaba en la imaginación, nadaba pensando que estaba llegando a una isla casi desierta en donde una bella mujer se entretenía haciendo Pilates.

Ensayar la Semana Santa en Carnaval, es otra bella metáfora de lo que muchas veces es nuestra vida, y es que vamos a destiempo, o de contratiempo en contratiempo. Un recurso que en la música luce mucho, pero que en la vida nos sumerge en el silencio.

Carnaval. Carnestolendas. El desahogo necesario del animal que pilotamos lo mejor que sabemos. Amar a Dios sobre todas las cosas y al próximo como a tí mismo. Eso quiere decir que tenemos que amar y consentir un poco al animal que viste nuestra ánima. Esa ternura volcada sobre nosotros mismos es un prerequisito del amor expansivo que involucra mucho más.

Cuaresma. Cuarenta días que nos llevan hasta la Pascua, y que ven sucederse entre nosotros fenómenos paganos que no se ha querido o podido desarraigar del alma popular. Me refiero a las Fallas la fiesta que recibe y festeja a la Primavera en Valencia, lo mismo que las fiestas de San Juan y sus hogueras celebran la llegada del verano.

Doña Cuaresma está tan obesa que le cabe también casi entera la Semana Santa, sólo escapan a su voracidad los días santos : jueves, viernes, sábado, domingo y lunes).

La Semana Santa con sus desfiles y procesiones, en que nuestras cornetas que ensayan durante el Carnaval invaden nuestras calles y nos mueven a la reflexión.

Contraponer el entierro de la sardina con la procesión de Viernes Santo es innecesario en el imaginario popular, porque ambas encuentran su espacio sin contradicción. Los Carnavales de Rio, de Venecia, o de Santa Cruz en Bolivia exportan al mundo su alegría y desparpajo. La Semana Santa marinera en que desfila todo el barrio, es como una ofrenda a la Virgen fallera pero a pequeña escala. Por la plaza de la Virgen desfila todo el mundo, y por el Cabañal solamente los Poblados Marítimos.

Siempre he sospechado que hay en Valencia quien simultanea sin solución de continuidad su disfraz carnavalero, su capirote de la Hermandad procesional, sus galas falleras y ... las galas de moros y cristianos. Siento sana envidia por los que sin hacerse cruces puede calzarse el traje de princesa de las mil y una noches, fallera mayor, la Verónica con su pañuelo y ser la reina de carnaval...

Pero cuando coinciden las fechas y se entremezclan eventos siempre me da miedo que se confundan, y aparezca en las procesiones del sábado santo un cofrade vestido de almohade, o en moros y cristianos con los cruzados se cruce un centurión romano, o al carnaval acuda Don Carnal con el capirote en la mano aunque siempre puede alegar que es una referencia irreverente al KKK.

Bendita tierra, bendita gente, pueblo sabio que ni arciprestes enamorados han podido domeñar. ¡Cuanto se puede aprender con ellos! Fijate bien, mira como ensayan Semana Santa durante el Carnaval...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information