Log in

Derribando Muros

  • Published in Sara Martinez

Decía Unamuno que "cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee".

Sencilla forma de explicar lo que hacemos casi todos los días recorriendo este intrépido camino hacia nuestras propias justificaciones más personalistas. Con esta reflexión unamuniana recibí el anunciado decreto para la exhumación de los restos de Franco.

Intrépida decisión después de tanto retraso histórico y demasiado tiempo de recordatorio. Mal encaminamos los pasos en este país tan dado a no cerrar partes ingratas de nuestra historia a pesar de los años que llevamos ocultándola. Ya dije hace tiempo que nuestra admirada transición se basó en muchos silencios y en demasiadas cunetas olvidadas. Y parece que la filosofía sigue siendo la misma, mejor arrinconar que hacer memoria colectiva, no sea que variemos nuestra memoria individual. En este hermoso país de sol y arena, de cerros y ríos, estamos adiestrados en las contradicciones superlativas.

Somos abanderados de todo, pero excluimos nuestra propia independencia como pueblo para unificarla en nimias exclusiones partidistas. Defendemos a ultranza la libertad y la democracia, pero siempre terminamos con el tan repetitivo refrán sobre la adoctrinadora mano dura con todo aquello que nos subleva. Demasiadas telarañas tejemos día a día sobre nuestros ojos para alardear de tanto frenesí democrático. Y a pesar de lo aprobado en el parlamento y de la cacareada memoria histórica que a todos nos afecta, embestimos con nuestras cabezas todo aquello que nos haga reflexionar sobre nosotros mismos.

Ya lo decía Antonio Machado para terminar muriendo en otras tierrras. Porque al final, tenemos demasiados mausoleos de nuestras desdichas para seguir acunando viejas estampas que embocan el dorso duro de la convivencia democrática. Y aquellos que argumentan lo que cuestan estas cosas, que descifren, por lo de leer, los presupuestos anuales que se lleva su mantenimiento y, por tanto, reconozcan que también es peculio de todos.

En fin, así llegaremos al final trimestral de este tiempo estival. Tendremos ocasiones perdidas para cerrar los oídos a las miles de palabras de parte que tanto nos gusta escuchar y arrinconaremos la oportunidad de saber más de todo aquello que pudo pasar y nunca nos contaron. Decía Goethe, el romántico poeta alemán del XIX, que España era "ese hermoso país del vino y las canciones".

Otra simple y sencilla definición de lo que seguimos siendo, de tertulia en los bares y de verbena colectiva. Nos autodefinimos como buenos vividores de esta existencia, pero dejamos demasiado a la intemperie nuestro buenos objetivos como pueblo.

A propósito de leer, ojeaba en la prensa cómo en España es donde menos se leen los créditos de las películas. Y recordé ese momento de levantarse del cine justo cuando comienzan los letreros, y con tanta prisa que parece que hay premio para ver quién sale primero de la sala. Interesante comportamiento el nuestro donde desatendemos la información de lo que nos han ofrecido y quiénes. Tal vez es la metáfora de lo que somos. Ese abandono por saber de la realidad sobre lo que nos ofrecen, y ponemos pies en polvorosa.

Demasiada dejadez ante tanto por saber. Decía Garcia Lorca que "hay cosas encerradas dentro de los muros que, si salieran de pronto a la calle y gritaran, llenarían el mundo". Y con ellos seguimos a cuestas, exceso de muros para llenar demasiados silencios, dejando en el olvido los deseados puentes que sabrían a verdaderas glorias.

18°C

Mislata

Partly Cloudy

Humedad: 51%

Viento: 33.80 km/h

  • 19 Dic 2018 18°C 10°C
  • 20 Dic 2018 18°C 8°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information