Log in

Entre ilusión y frenesí

  • Published in Sara Martinez

Se preguntaba Segismundo en "La vida es sueño" aquello de "¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión".

Pues entre ambas andamos los de a pie en esta vida de ensueño, a pesar de acertar el desdichado heredero al trono calderiano cuando concluía con una frase que tantas veces hemos pronunciado, "y los sueños, sueños son".

En este devenir semanal, mucho más cercano a lo mundano que a lo espiritual, más de comedia que de ensayo, nos resistimos a creer entre lo de ayer y lo de hoy. Lo digo porque, entre alguna que otra promesa que resulta ahora inviable y la tardanza en decisiones sobre la pobre memoria histórica que nos toca sufrir, volvemos a un frenesí de ideologías a cual más ilusionante para sus correlegionarios. Y tras comprobar cómo alguno de nuestros partidos se detuvo en el camino tras multiplicar casi al infinito los panes y los peces de sus afiliados, me entra la duda sobre a quiénes se dirigen o batallan y en cuánto de todo ello estamos involucrados la mayoría.

Por su parte, los medios de comunicación alientan este arrebato temporal entre complicados análisis que en lugar de acercar posturas, aleja posiciones, alimentando comportamientos que acechan la violencia semántica del más mesurado. Escribía Calderón de la Barca en su insigne obra teatral que "respóndate retórico el silencio; cuando más torpe la razón se halla, mejor habla, señor, quien mejor calla". Algo en lo que deberíamos esmerarnos en esta actualidad que nos rodea y enmudecer tanto ruido que acordona cualquier posibilidad de argumentar.

De todas formas, todo aquello que se nos hace público, que unas veces nos chirría y otras nos sobrevuela en esa necesidad de estar en lo cierto, no es por sí mismo culpable de esta desinformación y maquiavélica propaganda que tanto consumimos. Hay una responsabilidad personal e intransferible sobre la certeza de nuestro pensamiento y su divulgación. Asumiendo alguna reflexión más de nuestro dramaturgo y poeta del siglo de oro español, podríamos decir que quien vive sin pensar no puede decir que vive. Y en esa intención reflexiva me quedo. Con ese axioma que confronta con tanta información triturada y dependiente que embota nuestra capacidad de proyectar algo nuevo cada día.

Vivimos una era tan tecnológicamente perfecta que tenemos a nuestro alcance miles de recursos para aprender sobre lo que ya sabemos y avanzar en nuestras rectificaciones que siempre, no nos equivoquemos, son necesarias. Pero en cambio, seguimos comiendo de bulos e informaciones interesadas que en nada respetan el contraste sobre su veracidad y envenenan la necesaria digestión en la reflexión en introspección personal.

Aprovechando este tiempo de cierto asueto veraniego, deberíamos autoaleccionarnos sobre nuestras fuentes inspiradoras para salir de este frenesí que nos arrebata de la racionalidad y la capacidad. Nos lo recordaba hace poco el periodista británico Paul Mason: "Con la palabra, el hombre supera a los animales, pero con el silencio se supera a sí mismo". Añadiría que, tal vez, sin ese reposo, también corremos el riesgo de olvidar los propios sueños que, a pesar de serlos, son imprescindiblemente nuestros.

20°C

Mislata

Sunny

Humedad: 73%

Viento: 8.05 km/h

  • 22 Oct 2018 22°C 14°C
  • 23 Oct 2018 21°C 16°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information