Log in

La Circunstancia de un País

  • Published in Sara Martinez

Decía el escritor francés tan vinculado a España, Próspero Merimée, "Toda mentira de importancia necesita un detalle circunstancial para ser creída".

Y parece resumir el momento en el que nos encontramos. Seguimos enmarañados en la búsqueda de circunstancias por todos los flancos, para garantizar nuestras falacias a pesar de los males que parpadean ante nosotros todos los días.

Deberíamos reconocer que durante esta semana hemos vivido un momento poderoso políticamente hablando. Tendríamos que empezar a creernos esto de la democracia como un camino en sí mismo y que necesita ser recorrido para alcanzar mejores metas para la sociedad. Y nos vendría bien entonar muchas culpas cada uno de nosotros por amordazar tantas veces, la ética y la verdad,con el único fin de seguir justificando a nuestra circunstancia política personal.

Reconozcamos que hemos tenido una semanita con demasiadas contingencias aunque no por ello, no esperada desde ya demasiado tiempo. La corrupción ha pululado demasiadas veces por encima de nuestras cabezas. Ha deteriorado los poderes básicos de nuestro sistema y, a sabiendas, se ha intentado menospreciar esta triste realidad con el único propósito de seguir en el candelero del poder. A pesar de los perdones obtenidos por algunos responsables políticos y de justificar su cara a partir de la voz de las urnas, la ley tenía que hacer sus deberes aunque fuera demasiado tarde. Y esa tardanza,que para algunos era el salvavidas casi eterno, ha supuesto la estocada rápida y finalista para cerrar un tiempo que no dejará nada bueno a nuestra reciente historia.

Y digan lo que digan, este país ya no podía vivir con tantas abruptas circunstancias. Mucho más cuando por enésima vez, la única autocrítica sustentaba más mentira y manipulación. De nada nos sirve a los civiles de a pie, seguir envolviendo simbología a nuestra existencia ciudadana para continuar exculpando a unos pocos y deteriorando la convivencia de todos. Nada ético puede salir de una estructura que oculta la deshonestidad que soborna lo más importante que es nuestro pensamiento.
Por todo ello, y con un acertado error de cálculo, comenzamos un nuevo tiempo. Ni será perfecto ni abrazará muchas esperanzas temporales. Pero deberíamos reconocer que era justo el momento de parar un maltrecho camino que ya intoxicaba demasiado este débil escenario nacional.

Decía Ortega y Gasset en sus Meditaciones del Quijote "Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella, no me salvo yo". Y de alguna manera,eso es lo que se ha intentado durante mucho tiempo, salvar la coyuntura de la corrupción porque en ello, estaba la supervivencia de toda una manera de hacer política. Pero vino nuestro sistema parlamentario y terminó con el cuento. Solo nos queda seguir aprendiendo y, tal vez, con un solo anhelo que también predicaba nuestro filósofo del novecentismo "la vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada". Ojalá sea el tiempo para salvar todas las renuncias dejadas en este caminar. Tal vez, nos salvemos a nosotros mismos.

26°C

Mislata

Cloudy

Humedad: 77%

Viento: 6.44 km/h

  • 16 Ago 2018 30°C 24°C
  • 17 Ago 2018 28°C 23°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information