Log in

Inviernos interminables

  • Published in Sara Martinez

Hay una frase de Albert Camus que podríamos aplicarla a cada uno de nosotros cuando dice que "en las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible".

Durante esta semana parece que el invierno se vuelve interminable, galopando entre borrascas consecutivas que no dejan ni un breve respiro para soñar con un nuevo lunes al sol.

De la misma manera, parece que vamos consumiendo el día a día en nuestro querido país. Y así dictaminamos la falta de soluciones en las relaciones conciudadanas entre propios e impropios. La semana comenzó con el trágico desenlace de un "pequeño pececillo" que quedará en la memoria de todos gracias a una, para muchos, inconcebible bondad de unos padres que nunca hablaron desde el odio, y confiaron y confían en la justicia.

Desgraciadamente, la semana no nos dejó mucho respiro con una muerte accidental de uno de los miles de manteros que recorren cualquier punto de nuestro país para ofrecer lo más barato, y al mismo tiempo abaratar su propia existencia. Poco se podrán comparar ambos acontecimientos, a no ser que rastreemos metáforas de tiempo, donde el invierno se hace largo sin necesidad de contar los días y sus noches.

Para el pequeño Gabriel su recuerdo quedará ya en un verano de solidaridad para siempre y permanecerá, de alguna manera, en un trocito de nuestro sentimiento. Diferente será para Mame Mabaye, que tras más de una década en España nunca pudo conseguir sus papeles de residencia ni dinero suficiente para regresar a su país. Un invierno demasiado largo para una vida tan joven.

Al final, si reflexionamos un poco, los problemas que nos rodean siguen teniendo su epicentro en las leyes que nos acompañan en este devenir por el mundo. Y tras ellas, la suerte está echada. Para algunos las cosas funcionarán, y para otros el tiempo les dejará en las orillas de esta vida que a veces se vuelve tan ingrata. Ninguna ley nos dará la máxima seguridad ni nos salvará de la preocupación por nuestros hijos y su futuro. Desgraciadamente la vida siempre tiene sus ángeles y sus propios demonios. Para algunos una tragedia ha significado la eternidad para su recuerdo, y para otros, como explica Isabel Allende , la emigración ha enseñado que "el pasado se borra de un plumazo y a nadie le importa de dónde uno viene o qué ha hecho antes".

En resumen, me alegro que termine esta semana, como con la necesidad de tan siquiera cerrar la puerta y quedarse en silencio. Nada constructivo nos ha traído, ni siquiera lo ha conseguido el sufrimiento explícito y sosegado de unos padres enterrando a su pequeño. Tan solo con darse una vuelta por tertulias varias, aderezadas con directos inminentes, podremos comprobar lo que nos sigue encantando opinar desde las tripas. A pesar de este sentimiento de fatiga, recogeré lo que queda de todo lo acontecido para parafrasear nuevamente a Camus: "Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta". Tal vez sea un buen comienzo para soñar un nuevo verano eterno.

11°C

Mislata

Partly Cloudy

Humedad: 61%

Viento: 17.70 km/h

  • 14 Dic 2018 17°C 9°C
  • 15 Dic 2018 19°C 7°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information