Log in

Un país para mujeres

  • Published in Sara Martinez

Hacía ya mucho tiempo que nuestro país no llegaba a las portadas de la prensa internacional con una fuerza tan arrolladora y positiva como lo que vivimos el pasado 8 de marzo.

Y deberíamos de reconocer que ha sido posible gracias a ese colectivo mayoritario pero no acaudillado como es el de las mujeres. Nadie pudo quedarse a un lado de la automovilización que protagonizaron las mujeres de este país. Para darse cuenta, solo teníamos que dar un repaso por algún que otro espacio comunicativo para ver resoplar a muchos varones que se quedaron sin argumentos ante la realidad de lo que estaban viendo. Fueron 24 horas de alivio para aquellas que, de una forma u otra, esbozaban una sonrisa de complicidad por ver que de nuevo el colectivo más transversal de la historia protagonizaba sus propias reivindicaciones.

Alivio por haber desnudado el falseo sometido a una realidad tozuda, desde que era un movimiento manipulado e instigado por el partido de las mil chanzas, pasando por el abanderamiento de los sindicatos adocenados, hasta dejar en silencio a mucho "dependiente ideológico" ante las manifestaciones nocturnas de tantas y tantas mujeres que tomaron la calle por su pie.

Y en esa colectividad, muy propia de nosotras, cada una ha podido reivindicar su parte de hartazgo en estos tiempos que nos tocan vivir. También ha sido sonrojante ver cómo desde planteamientos cínicos, algunas mujeres justificaron hasta la saciedad el no ponerse al lado de este día reivindicativo para tener que ser acalladas por la sensibilidad, forzada o no, de nuestro presidente, afeando, una vez más, a las propias de su partido que se apuntaron a una suerte de harakiri “a la japonesa". O los patinazos retóricos que mantuvo durante semanas la gran esperanza blanca de Cataluña, la "lideresa catalana", desde planteamientos partidistas, para que al día siguiente el nuevo hombre de la derecha española fuera capaz de autoproclamarse, sin despeinarse, el dueño y guía de las reivindicaciones transversales de las féminas. Ay señor... qué país. Menos mal que, como dijo un cardenal de la Iglesia Católica, que se complacía de las reivindicaciones feministas, hasta la Virgen María se sumaría a ellas. Porque lo del demonio casi mejor olvidarlo, no caigamos en la tentación de la pecaminosa mofa.

Volviendo a lo más importante. El pistoletazo de salida hacia un nuevo progreso social ha sido un buen estímulo para reiniciar nuevas estructuras que apuntalen esta convivencia que sigue afligiendo la existencia de la mayoría de nosotras. La igualdad de oportunidades sigue estando coja de realidades porque la losa de nuestra propia condición es una constante del día a día. Porque aún sigue sin garantizarse el mismo salario de acuerdo a capacidad y desempeño laboral. Vivimos en un mundo donde la esclavitud sexual sigue campando a sus anchas, donde los asesinatos, la violencia de género y hasta la precaria, por insegura, libertad de circulación en la nocturnidad de las calles es una realidad que atenaza a cualquier mujer a día de hoy. Para que luego hablemos de garantizar el cumplimiento de la constitución.

Algunos, incluyendo algunas también, tuvieron su dosis de sorpresa a pesar de la campaña en contra, plegándose a reconocer, no sin otra gran dosis de hipocresía y cinismo, la realidad y el éxito conseguido. Poco saben de los años que llevamos unificando esfuerzos, desde las abuelas que corretean con sus nietos para que sus hijas puedan trabajar, hasta el esfuerzo de seguir estudiando con una mayoría en las aulas y unos rendimientos superiores como colectivo. Nada se nos ha regalado, y por eso tenemos el derecho y el deber de seguir luchando por nuestra vida plena tanto como cualquiera. Y es que seguimos siendo más del 50% de esta sociedad.

Decía Flora Tristán, una de las fundadoras del feminismo moderno allá por el siglo XIX, que "todas las desgracias del mundo provienen del olvido y el despecho que hasta hoy se ha hecho de los derechos naturales e imprescindibles del ser mujer". A lo mejor las soluciones a tantas carencias como sociedad siempre han venido del mismo lado. Tal vez sea tiempo de cambiar de visión y ver el resultado. En el intento seguro que ganamos todos.

13°C

Mislata

Clear

Humedad: 56%

Viento: 14.48 km/h

  • 17 Dic 2018 17°C 7°C
  • 18 Dic 2018 16°C 3°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information