Log in

Buscando aguas, soñando ríos

  • Published in Sara Martinez

Hace unos días, me merendaba la tarde con unas imágenes surrealistas de un político municipal ensuciando el cauce del río Sar con las basuras de sus orillas.

Cualquier descripción lingüística al respecto queda imperfecta ante el visionado del vídeo. Y ha sido posible porque el argumentario del político la basaba en algo tan loable como denunciar la falta de limpieza por parte del ayuntamiento.

Asumiendo que una imagen vale más que mil palabras, la retórica de utilizar una acción, por cierto delictiva, para una causa política me hace fácil la metáfora sobre los tiempos que vivimos. Porque al final, se trata de ensuciar lo que sea necesario para seguir cabalgando a propósito de eso que se llama intereses políticos. Los aparatos de los partidos aceleran sin avisar en estos tiempos de relaciones tan dinámicas, y cualquier cosa se antoja oportuna para rellenar miles de tweets que abrirán hilos de lo más corrosivo para esta masa social en la que nos han convertido.

Pero, paradójicamente, otros poderes democráticos nos avisan para no politizar causas universales como la igualdad entre hombres y mujeres o la reivindicación de la memoria histórica, los derechos de los trabajadores o el inquietante tema de las pensiones. Se le atribuye a Napoleón esa frase sobre que "nada va bien en un sistema político en que las palabras contradicen a los hechos".

De alguna manera, ahí nos encontramos delirando entre las aguas de esta vida y recibiendo diariamente tanta basura de un lado y del otro de la orilla. Y como los barquitos de papel, aguantamos entre la fuerza perecedera del tiempo y la velocidad que nos aparta del fondo que nos lleva, dejando la mirada en el próximo sobresalto del que nos tendremos que recuperar. Y todo eso es política, porque desde nuestra propia esencia hasta los hechos que nos caracterizan como seres sociales, ella está ahí, como el cauce que limita y ordena, como la pauta que nos ampara en sociedad. Todo es política en una democracia que aspira, desde la base de la educación y la cultura, hacia una ciudadanía libre y responsable. Y todo es necesario que sea política para compartir situaciones y repartir soluciones.

Escaso nos queda el día a día para reflexionar sobre lo que nos ocurre y difícilmente apreciamos el fluir de la vida intentando navegar entre tantas aguas donde recibimos más de lo perecedero que de lo futuro. Acaso deberíamos dejar de justificar muchos hechos por seguir vitoreando ideologías particulares, que al final solo desprecian el lugar y el momento de los ciudadanos. Pero para eso es necesaria la responsabilidad colectiva, o como apuntaba Saramago "somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá, no merezcamos existir".

Tal vez de esta manera podamos retomar el dulce y melancólico paso entre las aguas que nos desbordan. Y tal vez... también lo pensaba Rosalía de Castro sentada cerca de las orillas del Sar, "Hora tras hora, día tras día, entre el cielo y la tierra quedan eternos vigías, como torrente que se despeña pasa la vida..."

22°C

Mislata

Sunny

Humedad: 60%

Viento: 6.44 km/h

  • 22 Jun 2018 32°C 20°C
  • 23 Jun 2018 29°C 23°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information