Log in

Vanaglorias Terrenales

  • Published in Sara Martinez

Con un poco de suerte, llegaremos en la próxima semana a una breve resolución de esta pobre relación entre Cataluña y España.

Por el camino, nos hemos dejado una importante radicalización de posturas, una amplia manipulación de opiniones sobre cada una de las imágenes y una visualización exacta de nuestro frente social. Hasta ahora parecíamos una sociedad que solo se movilizaba por cuestiones tan universales como la guerra, los recortes sociales, los refugiados.... Y eran multitudinarias y parecían ampliamente respaldadas.

Nos faltaba el recorrido con las insignias del orgullo patrio. Hacía tiempo que no nos engalanábamos con tantas banderas, y ciertamente, hay que reconocerle al orgullo futbolero la acumulación de merchandising en cada casa. En las últimas décadas el rey del deporte nos sirvió de unificación de sentimientos y nos dejó la efigie de esas banderolas anudadas al cuello como valedores de cualquier verbena que se precie. Tanto es así que, a partir de esta festiva ilustración pública, finalmente han aparecido los que ya sabíamos que estaban. Esa extrema diestra que siempre respiraba en el cogote nacional pero que la derecha tradicional negaba y excluía del panorama político. Les dejaron siempre en la base del populismo futbolero a pesar de los muchos conflictos provocados en las últimas décadas, de tal manera que, después de los incidentes protagonizados estos días, siguen siendo justificados por las guerras entre clubes aunque no se celebrase ningún partido que así lo explicara.

Es difícil sumarse a este tipo de manifestaciones patrióticas, y menos sumarse a quienes excluyen de bandera y seguridad a los que no piensan como ellos. Cualquier repaso por la historia nos enseñará ejemplos de todo ello, con el perjuicio que ha conllevado a la estabilidad social y democrática.

Mientras tanto, se nos quedará en el intento el concepto tan constitucional como es la soberanía. Ese derecho a dedicir por parte de un pueblo, ese poder de hacer la ley. Invocando el aniversario de la muerte del Che Guevara, recordaba cuando manifestaba que "la soberanía nacional significa, primero, el derecho que tiene un país a que nadie se inmiscuya en su vida".

Y precisamente, en estas lides nos encontramos. Decía Rousseau que los diputados del pueblo en verdad son los comisarios del pueblo y no pueden resolver todo definitivamente. Las soluciones vendrán de nosotros mismos, de nuestras voluntades, de acertar en el punto intermedio entre ambos posicionamientos. Y saber caminar con los tiempos, mirando nuestro destino alrededor del presente. Nada quedará intacto para nuestros descendientes. Igual que esta próxima semana, con más pena que gloria.

Pero nadie debería olvidar el recorrido iniciado hace mucho tiempo. Como dijo Cortázar "la cultura es el ejercicio profundo de la identidad". Y nuestra más alta identidad sigue estando en la racionalidad y no en la nacionalidad. Tal como manifestó Schopenhauer " Todo imbécil execrable que no tiene en el mundo nada de lo que pueda enorgullecerse, se refugia en este último recurso, de vanagloriarse de la nación a la que pertenece por casualidad". Para hacérnoslo mirar....

15°C

Mislata

Mostly Cloudy

Humedad: 37%

Viento: 11.27 km/h

  • 23 Nov 2017 25°C 4°C
  • 24 Nov 2017 23°C 9°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information