Log in

Los frutos podridos

  • Published in Sara Martinez

Y llegamos al final del principio. Nada terminará hoy, y lo peor de todo, nadie sabe qué pasará.

Desde el principio, hemos ido tejiendo una bochornoso espectáculo donde cada acto parece que va in crescendo con la estupidez del ser humano. Los medios de comunicación se han lanzado directamente a desorbitar la cuestión planteada, obviando, sin más, el problema del derecho a decidir para redireccionarlo directamente al afán independentista.

Ciertamente, es más fácil obtener apoyos a este respecto que hacerlo desde el derecho democrático de decisiones por sufragio universal. Así que, en lugar de hablar de leyes y de los cambios que podrían mejorar nuestra convivencia democrática, desenfocamos la realidad y hacemos una campaña electoral a favor y subrepticiamente en contra de la independencia para concluir con la contradicción de que no hay garantías para emitir los votos, ni de unos ni de otros. Recuerdo una frase de Adolfo Suárez que decía "Cuando alcanzamos el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro". Una reflexión tan certera que casi resume lo que nos han querido vender como el choque de trenes que parece que ya constatamos.

Gracias a no tomar decisiones políticas tenemos en la calle a policías, fiscales, jueces, estudiantes, profesores, padres de alumnos, bomberos, agricultores... cada uno evidenciando las opiniones de ambos bandos. Nada se solucionará mañana. Nadie vencerá dentro de 24 horas. Todos hemos perdido años de política, de discusión legislativa, de mejora de nuestro sistema autonómico, de esencia de país desde la enriquecedora diferencia cultural. Tal vez porque, en verdad, al final sí que es ideología.

Nos hemos acostumbrado a pensar que todos los partidos son lo mismo. Y eso, en algún momento, tenía que llevarnos a un abismo que deja en el limbo la operatividad del castigo en las urnas. Ante la corrupción de cualquier partido, siempre avanza el mantra del "tú más". Ante la crisis económica, el miedo a que cualquier cambio nos lleve a la quiebra total del estado. Ante los recortes, la resignación cristiana de poner la otra mejilla. La sociedad que hemos construido no ha mejorado en su esencia de control y exigencia, todo lo contrario. Nos dejamos adormecer con los argumentos demagogos que oscilan cada día en los medios de comunicación para seguir con los mismos problemas con los que nos levantamos. Y ahí se van pudriendo.

Poco más me queda que decir. Para unos, hoy estamos en una pintoresca jornada de votación; para otros, a la espera de que pase pronto un simple 1 de octubre. Pero para todos no será un día más, será un día que quedará grabado en nuestra historia. Que no tengamos que reescribir a Coelho que "Cuando atrasamos la cosecha, los frutos se pudren, pero cuando atrasamos los problemas, no paran de crecer".

15°C

Mislata

Mostly Cloudy

Humedad: 37%

Viento: 11.27 km/h

  • 23 Nov 2017 25°C 4°C
  • 24 Nov 2017 23°C 9°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information