Log in

Entre sueños de un nuevo amanecer

  • Published in Sara Martinez

Definitivamente asumo que hasta el 2 de octubre tendremos monotema por delante con acento catalán. Y, ciertamente, iba a dejarlo de lado hasta nuevos acontecimientos pero reconozco un enganche casi vital tras el desarrollo diario de esta semana.

Debo decir que hacía mucho tiempo que no escuchaba tantas insensateces en boca de tantos, y una vez más, me reafirmo en nuestra pobre inquietud para informarnos con certezas o, por lo menos, acercarnos a ella.

Refraseo a Roosevelt cuando decía "la primera verdad es que la libertad de una democracia no está a salvo si la gente tolera el crecimiento del poder en manos privadas hasta el punto de que se convierte en algo más fuerte que el propio estado democrático". Deberíamos tener un mayor cuidado con los argumentos que estamos escuchando estos días. Los poderes, por ellos mismos, no deberían interferir en el pensamiento y la libertad de expresión de cualquier ciudadano, título que también, deberíamos llevar con un mayor respeto por parte de cada uno de nosotros. No somos una joven democracia.

Esos años los vivimos con cierta fascinación y con cierta inocencia. Demasiado cercanos estaban aquellos recuerdos oscuros de silencio y mordaza tras la dictadura. Y como los malos sueños, quisimos olvidar viejas pesadillas a costa de dejar en la cuneta muchas injusticias. Teníamos el culpable y lo quisimos enterrado. Tal vez todo empezó en aquel momento. La justicia de la historia necesita de luz y taquígrafos y nunca olvidarla, no sea que volvamos a vivirla.

Ese buen espíritu joven se vivió con la armonía juvenil y la prisa de la adolescencia. Pero nos olvidamos de crecer, de madurar, de avanzar. Hace más de dos décadas que escucho a muchos políticos que ante los resultados de las urnas repiten la escusa de la falta de táctica a la hora de informar. Eso que en los últimos años siguen repitiendo algunos como "falta de piel". Bueno, debe ser un problema muy importante porque nadie ha sido capaz de corregirlo. Personalmente creo que el primer error es en su propia denominación. Ni falta de estrategia de comunicar ni de piel. No hemos sabido educar en democracia, en valores apropiados que sirvan de referencia a los propios políticos y no al contrario.

En democracia no deben existir prohibiciones de pensamiento ni debernos a limitaciones de opinión o de discusión. Decía Octavio Paz, "la democracia es el régimen de las opiniones relativas". Efectivamente, lo absoluto adormece la acción ciudadana, dejando nuestra respiración al dogma propio de quien lo enaltece. Un pensamiento que he necesitado redimir en estos últimos días ante afirmaciones dogmáticas de políticos y seguidores, dejando un tufillo poco apropiado para los niveles democráticos en los que deberíamos estar debatiendo.

Mimemos la democracia y el estado de libertad. No demos ni un paso sin considerar con exactitud lo que nos estamos jugando. La fragilidad de nuestro sistema ya fue señalado por Platón "la dictadura surge naturalmente de la democracia y la forma más agravada de la tiranía y la esclavitud de la libertad más extrema". Así que sigamos discutiendo, reflexionando y, si es necesario, compartamos un nuevo amanecer.

15°C

Mislata

Mostly Cloudy

Humedad: 37%

Viento: 11.27 km/h

  • 23 Nov 2017 25°C 4°C
  • 24 Nov 2017 23°C 9°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information