Log in

¿Por qué alegar al presupuesto municipal de Mislata?

  • Published in Recaredo Nadal

Presentar alegaciones al presupuesto municipal no es ir contra él.

Es nuestra forma de aportar lo que consideramos ideas (acertadas o no) que lo mejoran. Es nuestra forma de hacer de nuestros presupuestos, una especie de presupuestos participativos. Una forma de decir que delegar el gobierno del municipio, en los partidos políticos, está bien, pero no por ello hay que dejar de opinar y hacerlo por los cauces del reglamento municipal.

Y, este preámbulo excesivo, viene a cuento de que la Plataforma H2o Mislata, ha presentado tres alegaciones al presupuesto municipal de este año 2021, con la ilusión de mejorarlo. Y, ahora, toca explicarlas.

Me centraré en una de las tres. Es una alegación centrada en el canon de concesión. Por abreviar, supondré que casi todo el que lea esto, sabe que la empresa privada que gestiona la distribución de agua potable en Mislata, entregó al ayuntamiento, una cantidad de dinero a cambio de que le diesen la concesión de ese servicio público. Más de ocho millones. Pero, a veces tengo la impresión, de que la gente piensa que ese dinero no se le tiene que devolver a la empresa. ¿Que levanten la mano los que han creído que ese dinero no se lo tiene que devolver el ayuntamiento, a la empresa?

Y, ahora que tenemos claro que ese dinero, hay que devolverlo, veamos cómo se está haciendo y como se podría haber hecho. Antes de eso, tenemos que hacer una pregunta esencial: ¿En qué se gastaron esos ocho millones? Nosotros lo hemos preguntado, pero, o bien no lo saben (malo) o bien, no nos lo quieren decir (malo, malo). Supongamos (y recalco lo de supongamos, porque no tenemos ni idea) que se gastaron para construir alguno de los aparcamientos del municipio, que ahora están gestionados por Nemasa y que se supone que dejan algún beneficio a Nemasa. En este caso, no sería más lógico que fuera Nemasa la que tuviera que devolver esos ocho millones. Y, en este caso, el coste del aparcamiento debería incluir una pequeña cantidad destinada a la devolución del préstamo, pues, esa, es la base del problema.

Dado que todo nos hace suponer que esos ocho millones y pico, no se gastaron en el sistema de distribución del agua, no debe de hacerse cargo de su devolución, los abonados al servicio. Y, sin embargo, es así como se está devolviendo esa cantidad. Y, sus intereses, porque a todos los efectos, eso funciona como un préstamo que Aguas de Valencia, le hizo al ayuntamiento y, por tanto, tiene que recuperar el préstamo inicial y sus intereses. El caso es que una parte del coste del agua, que pagan todos los abonados, incluye una pequeña cantidad para devolver un préstamo y sus intereses que se utilizó para ...¿aparcamientos, por ejemplo? No resulta absurdo ese maquiavélico engendro.

Y, eso sencillamente, es lo que hemos pedido en nuestra alegación: que se atienda a la realidad de los hechos económicos y no a malabarismos contables con la única finalidad de ocultar la verdad a los usuarios del servicio público de aguas potables. Por ello, hemos pedido que en el presupuesto municipal se reconozca, como un gasto más, la cantidad que anualmente se le está devolviendo, ya, a la empresa concesionaria. Complementariamente y para mantener el equilibrio del presupuesto, hemos sugerido que se reconozca un ingreso, en la misma cantidad, que debería de llegar de la compañía concesionaria, que ya nos la está cobrando en la factura del agua. Posiblemente, esa cantidad sea una de las razones por las que el agua en Mislata tiene un coste superior a la de cualquier municipio de la vecindad, Valencia ciudad incluida.

Para los amantes de la historia, añadiré que ya presentamos "algo parecido", el año pasado. Pero nuestro ímpetu juvenil nos llevó a calificar el gasto propuesto como "Deuda pública" e "Intereses de la Deuda", y también nos llevó a calificar el ingreso propuesto como "Impuesto por prestación del servicio del suministro de agua potable". Aceptamos en su día, con deportividad, que esos conceptos no eran apropiados legalmente. También aceptamos, con menos deportividad que no se nos aceptara tener una reunión con el interventor municipal, para cambiar impresiones. Seguramente, una cosa es hablar de que Mislata somos la suma de todos y otra diferente es que nos lo creamos. Así que este año, hemos utilizado conceptos más generales: los gastos de la devolución del préstamo los hemos asignado a "Gastos diversos", y los ingresos correspondientes, los hemos asignados a "Otros ingresos". Nos evitamos problemas leguleyos.

Y, así estamos, esperando a ver cuáles son las excusas que nos van a poner este año, que no podrán ser las mismas que las del año pasado.

Suponemos que, a estas alturas, el informe del departamento de intervención ya estará hecho. ¿Y guardado bajo llave? ¿Se les dará, a los grupos de la oposición, pocas horas antes del pleno municipal en el que se hará la aprobación definitiva, como ya se hizo en el pleno de la aprobación provisional, sin tiempo a su estudio?

Todo dicho, con cariño. (Que, a veces, se me olvida)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information