Log in

Dos minutos contra-reloj por el agua

  • Published in Recaredo Nadal

En el último pleno municipal, tuve la ocasión de intervenir, una vez terminada la sesión, en el turno de “ruegos y preguntas”.

Poco antes, en una breve interrupción del pleno, el alcalde me confirmó que me iba a dar la palabra, pero también me comentó que sólo tendría dos minutos, como el resto de concejales en ese turno. Pensé que en ese tiempo era imposible decir todo lo que llevaba preparado. Debería resumirlo tanto, que corría el riesgo de que se perdiera la argumentación de las propuestas, y que todo quedara en una propuesta demagógica: “Señores del ayuntamiento: ¡Bájennos la factura del agua!”. Y no es eso lo que queremos.

Estuve tentado de dejar pasar la ocasión. Pero, también me hicieron ver que no había llegado ahí, sólo por mí, sino que había más amigos que confiaban en hacerse escuchar en esa ocasión. Así que me dije un “Que sea lo que tenga ser y hasta donde se pueda”. El resultado se puede ver en la grabación de la sesión.

Sólo quedaba una cosa por hacer: publicar el resto de la propuesta que quedo sin hacer. Y aquí está el guion tal como lo podría haber leído en la sesión. He tenido la tentación de modificar alguna frase, pero al final he preferido dejarlo tal como estaba. Ya tendré tiempo de mejorarlo. Podréis comprobar que con cinco minutos habrían sido suficientes.

“Buenas noches y gracias por darme la oportunidad de intervenir en este pleno.

Vengo a hablar como representante de la “Asociación H2o Mislata por un agua transparente” y, en su nombre, hacer dos propuestas para bajar la factura del agua a los abonados de Mislata, sin que esto suponga que la empresa que tiene la concesión del servicio tenga una disminución de sus ingresos.

Para hacer estas dos propuestas, nos hemos basado en el documento “Proyecto de explotación del servicio municipal de agua potable del municipio de Mislata”, que está colgado en la página de transparencia de la web municipal, por lo que suponemos que es el último actualizado. El objetivo de este documento es comprobar que los ingresos que la empresa concesionaria cobra en las facturas del agua equilibran o compensan o son iguales a los gastos que tiene esta empresa por proporcionar el servicio más un beneficio, que se consideró razonable.

Entre los gastos que figuran en este documento, hay dos que son los que entendemos que no corresponde cobrar a los abonados del servicio, y, por tanto, el coste del agua es menor que el calculado en este documento, y, en consecuencia, la factura del agua podría reducirse.

El primero de estos gastos, se recoge en un epígrafe bajo el concepto de “Retribución en especie”, y que aclara diciendo que es “agua potable que se suministra periódicamente a las dependencias municipales y, sin coste alguno. De esto se deduce que es “sin coste alguno para el ayuntamiento”, pero que en realidad se carga en el precio del agua, al resto de los abonados Entendemos que esto es lo que no puede ser: el agua del ayuntamiento, la debe de pagar el ayuntamiento y no el resto de los vecinos en su factura del agua. La cantidad que por este concepto, los abonados pagan de más cada año, puede estar en torno a los 5 €.

Me dirán que no es una gran cantidad. Me dirán también que, si lo paga el ayuntamiento, con cargo a su presupuesto municipal, al final el ayuntamiento se vería obligado a subir algún tipo de impuesto, seguramente el IBI y, quien paga son los mismos vecinos. Pero no es exactamente así. Y lo demostraré con un ejemplo: Pensemos en dos tipos de familias. La primera formada por una sola persona, con un alto nivel de ingresos y por tanto con una casa grande. Esta persona, a lo mejor, ni siquiera come en casa y en definitiva su consumo de agua es muy pequeño y por tanto su aportación al gasto de agua del ayuntamiento (que es un porcentaje de su factura) también será muy pequeño. Por contra pensemos en otra familia, numerosa y con un nivel de ingresos bajo. Su consumo de agua puede ser muy alto, más que en el caso anterior, su factura, por tanto será más alta que en el caso anterior, y en definitiva su aportación para pagar el gasto de agua del ayuntamiento, también será mayor. Y eso no tiene sentido. No podemos aceptar que familias con más problemas económicos aporten más dinero a los gastos del ayuntamiento, que las que tienen menos problemas económicos.

Por tanto la primera propuesta es recalcular la tarifa del agua eliminando este gasto. De forma que se reduzca un total de esos 5 € al año. Al mismo tiempo, la empresa concesionaria debe facturar al ayuntamiento, la totalidad del agua que consume.

Otro gasto que aparece en el proyecto de explotación, lo hace bajo el concepto de “Coste de amortización de derechos de Uso e Infraestructuras”. Esto, para que nos entendamos, es lo que también llamamos “Canon de concesión”. Esta cantidad, “hay” (hay entre comillas) que devolverla con sus intereses correspondientes. La forma de devolverlo es, incluyendo una pequeña cantidad en el coste del agua, y por tanto, en la factura de cada abonado.

Según el documento hay que devolver a la empresa concesionaria una cantidad de alrededor de 650.000 €, cada año. Cada abonado podría salir a pagar entre 35 ó 40 €, que van incluidos en el coste del agua y, por tanto, en su factura.

Antes he dicho que “hay que pagar” entre comillas. Porque, en realidad, solo se podría incluir ese gasto en la factura de los abonados en el caso de que el ayuntamiento hubiera invertido todo ese dinero en mejoras del servicio del agua potable. Cuando hace unos meses, les preguntamos en que había invertido, el ayuntamiento, ese dinero, nos dijeron que no se podía saber: había entrado en las cuentas del ayuntamiento y se había ido gastando en los gastos que fueron necesarios en aquel momento. La conclusión inevitable es que ese dinero NO se gastó en mejoras del servicio de aguas potable, porque en ese caso, SI que se podría comprobar que hubo esos gastos en el servicio. Por tanto, los abonados no tienen porqué devolver esa cantidad que se les carga en el precio del agua y en su factura. Es el ayuntamiento el que debe devolverla con cargo a su presupuesto municipal ya que ese dinero se gastó en gastos generales del ayuntamiento.

Me podrán hacer las dos mismas consideraciones que en el caso anterior: es una pequeña cantidad y al final acabarían pagando los mismos vecinos. Y yo les daría la misma explicación, que no vale la pena repetir.

Así pues la segunda propuesta es que recalculen el coste del agua, eliminando como un componente del gasto, la devolución del canon y, por tanto reduzcan la factura del agua de cada abonado en una media de entre 35 a 40 euros. Al mismo tiempo, debe ser el ayuntamiento, quien debe hacerse cargo de la devolución del canon, con cargo a su presupuesto municipal.

Y estas son las dos propuestas que presentamos para que las tomen en consideración.”

El siguiente paso será presentar estas propuestas por registro de entrada, tal como sugirió el alcalde y esperar que tengan más recorrido que cuando se las presentamos a los concejales, directamente, hace unos meses.

También debo aclarar que estas dos propuestas no son las más importantes ni las de mayor impacto que tenemos que hacer desde la Plataforma H2o Mislata, aunque sí eran los más fáciles de exponer.

Así que “continuaremos”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information