Log in

La pinza, Ay Mare, la pinza

  • Published in Recaredo Nadal

Pensionistas que tengáis que pasar por el mal trance de tener que heredar la parte de vuestra vivienda que correspondía a vuestro cónyuge, sabed que el equipo de gobierno del ayuntamiento de Mislata se negó a bonificaros en un 99% el impuesto de la plusvalía.

Cuando tengáis que pagar con vuestra pensión de viudedad, o con vuestros ahorros, los 3.000 ó 4.000, ó 5.000 euros para poder seguir viviendo en vuestro propio piso, recordad que, el equipo de gobierno del ayuntamiento, no ha querido, a pesar de que tenía toda la posibilidad legal para hacerlo, evitaros el gasto.

En la última sesión plenaria del ayuntamiento de Mislata, en este febrero, se debatía si se aprobaba una moción, para aprovechar, al máximo, las facultades que, la ley que regula la ‘‘plusvalía‘‘, da a los ayuntamientos. Entre estas facultades está la de bonificar la cantidad a pagar por el impuesto, en los casos, entre otros, de que una persona herede una vivienda de un familiar o de su cónyuge. Eso era lo que se ventilaba, y no otra cosa.

Recordaré que ese impuesto es tan absurdo que el mismísimo Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucionales la tributación por la plusvalía en los casos en los que no haya incremento de valor. Pero lo que más viene al caso es que, copio literalmente: ‘‘El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 6 de Las Palmas de Gran Canaria emitió el pasado 29 de enero el primer fallo que, en aplicación de la sentencia 59/2017 del pleno del Tribunal Constitucional, anula las liquidaciones del Impuesto del Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) practicadas por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria contra una vecina de la capital que había heredado 10 inmuebles de su abuela por sucesión 'mortis causa'.“ Lo traduzco: según ese tribunal, hay que anular las liquidaciones de la plusvalía en el caso de herencias.

Aquí, en Mislata, no se pedía tanto. Solo una bonificación, para los casos más graves, para los casos en los que una viuda o un viudo recibía en herencia, la mitad de la misma vivienda en que ya vivía, su vivienda.

A eso, se opuso el equipo de gobierno. Salieron argumentos que, por un lado, parecían sacados del “Manual de la demagogia máxima“ (No estaría bien que pagara lo mismo el chalet de Alcón que un quinto piso sin ascensor. ¿Y?). Por otro lado, había argumentos que parecían sacados del “Manual de Groucho Marx sobre la parte contratante“.

Empezaba a pensar que lo que realmente le hubiera gustado al equipo de gobierno, era que las viudas se echasen en la misma pira funeraria de sus maridos, como en las antiguas culturas y dejaran de joder con las pelotas, si se me permite parafrasear a Serrat. Quizás piensen que las viudas viven en casas demasiado grandes para ellas, ahora que ya no tienen marido ni críos. Quizás piensen que si vives en una casa demasiado grande para ti, te mereces pagar por ella, esos 2.000, 3.000 ó 4.000 euros, aunque sea tu casa de toda la vida, donde tienes tus recuerdos.

Y, al final, hasta me dio la impresión de estar en un mitin, y no en una sesión plenaria. Salieron los tópicos habituales:

Salió el famoso “no hemos subido el recibo del IBI”. Palabras tan cuidadosamente escogidas para disfrazar la verdad, que me parecía estar escuchando a la ministra Báñez, diciendo que los pensionistas no habían perdido poder adquisitivo, si nos fijamos en el IPC de los últimos diez años.

Salió la famosa PINZA. ¿La pinza? Sí, la pinza. Contra la pinza, sobraban argumentos.

No pude aguantar más. Tuve que salir a tomar aire fresco.

Al día siguiente vi que, en la votación, había ganado la pinza. Pero, en esta ocasión, era la pinza que se cierra sobre el cuello de las viudas.

Todo dicho, como siempre, con cariño.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

25°C

Mislata

Partly Cloudy

Humedad: 84%

Viento: 11.27 km/h

  • 23 Sep 2018 31°C 21°C
  • 24 Sep 2018 29°C 22°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information