Log in

La subida del tipo del IBI (o de la Contribución) para DUMMIES

  • Published in Recaredo Nadal

En el pleno municipal del pasado octubre, se volvió a hablar de la subida del tipo del IBI que habréis notado (o no) en el último recibo. Como todo es del color del cristal con que se mira, yo también quiero contribuir a explicar lo que ha pasado, aunque tampoco descarto que, lo único que consiga, sea enredar la explicación, un poco más. Allá vamos.

Hasta el año pasado, Hacienda pensaba que los vecinos de Mislata eran propietarios de viviendas del siguiente estilo:

casa lujo

Lógicamente, había que pagar al ayuntamiento, una cantidad que fuese un porcentaje del valor de esa vivienda para gastos comunes: recogida de basura, abastecimiento del agua al depósito municipal, alcantarillado. Bueno, más o menos, porque algún genio ideó el sistema de incluir lo del agua y lo del alcantarillado, en el recibo del agua de la casa, sin tomarse la molestia de disminuir el recibo de la “contribución”, por lo que en realidad es como si lo estuviéramos pagando dos veces. Pero no desviemos la atención. En función del valor de la casa, se paga un porcentaje que da un resultado de:

mucho money

Pero el caso es que veníamos de una burbuja inmobiliaria, provocada por la forma de creación del dinero. Los bancos tienen el poder de crear dinero de la nada, así que lo utilizan. Cuando alguien pide un préstamo, y el banco se lo concede, lo que hace el banco es anotar en la cuenta de su cliente, que éste dispone de una cantidad de dinero, para comprar el piso. El banco espera que el cliente no saque el dinero en efectivo, sino que se lo gaste mediante cheque o transferencia. De esa forma, los bancos pueden ponerse de acuerdo entre ellos mismos sin necesidad de que exista dinero efectivo del verdadero.

Ese dinero fácil, se gasta en inmuebles y estos van aumentando de precio. Y ya tenemos la burbuja montada, gracias a que los bancos pueden crear todo el dinero que les dé la gana. Matemáticamente, este sistema es imposible de mantener, porque, si bien el dinero así creado se puede devolver, lo que jamás se podrá devolver es... más dinero del que ha sido creado. Es decir, es matemáticamente imposible devolver el dinero creado más los intereses (que es dinero que no se ha creado). Durante un tiempo, se puede mantener el maquiavélico mecanismo, creando cada vez más nuevos préstamos que sirven para pagar los préstamos e intereses más antiguos, pero más pronto o más tarde aparecen los primeros desahucios, que llevan a que los bancos corten los préstamos y estalle la burbuja. Al final de la burbuja, los precios de las viviendas vuelven a su valor original. Pero no desviemos la atención.

Si ahora un tasador visitase la vivienda de la primera imagen, calcularía que su valor es, más o menos, la de esta vivienda:

casa pobre

En consecuencia, Hacienda también pensó que las viviendas de los vecinos de Mislata han bajado de valor, han recobrado el que tenían antes de la burbuja. Es decir, Hacienda ha bajado el valor catastral de las viviendas de Mislata, más o menos un 8%. Por es, aplicando el mismo porcentaje al valor actual de la vivienda, lo que tendría que pagar, ese vecino de Mislata, es una cantidad, más o menos como esta:

poco money

El problema es que cualquier ayuntamiento con una deuda de más de veinte millones de euros, no va a encajar, nada bien, esa disminución de ingresos, así que hace la siguiente jugada: “Vecinos: no os vamos a subir el recibo de la contribución. Podréis comprobar, en el recibo, que vais a pagar lo mismo que el año pasado”. O sea, que el vecino de Mislata, seguirá pagando esto:

mucho money

Disculpadme las exageraciones, pero ya comprenderéis que ha sido por motivos pedagógicos.
Todo dicho, como siempre, con cariño.

 

16°C

Mislata

Cloudy

Humedad: 28%

Viento: 22.53 km/h

  • 25 Nov 2017 22°C 11°C
  • 26 Nov 2017 16°C 5°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information