Log in

El pleno de Navidad en tres brochazos

  • Published in Recaredo Nadal

El último pleno del año debió de ser largo, personalmente, tuve bastante con ver el debate de los tres primeros puntos, que ya se merecían, por sí mismos, un pleno en exclusiva.

Los presupuestos del 2017, la subida del porcentaje sobre el valor catastral para el cálculo del impuesto del IBI, y la subida del porcentaje para el cálculo del impuesto conocido por IIVTNU, (vaya con el nombrecito).

Me dio pena el tono bronco de algunas intervenciones. Pero no estoy como para tirar la primera piedra. Quizás el hecho de que, esta vez, no se retransmitiera en directo, permitió alguna salida de tono, que no tenía nada que ver con el debate sobre presupuestos. Por otro lado, también es triste tener que reconocer que una de las resoluciones del pleno del ayuntamiento ha sido absolutamente despreciada por el equipo de gobierno. Triste, no por la cantidad, sino por la calidad. Esa resolución despreciada, comprometía al equipo de gobierno a retransmitir y colgar posteriormente en la web, los plenos municipales, antes del fin del 2016. Así consta en el acta de la sesión del mes de julio:

 

Una vez comprobado que un acuerdo del plenario del ayuntamiento de Mislata, es papel mojado... ¿cómo no tener la tentación de pensar que también habrá mas acuerdos del plenario que serán papel mojado?

El siguiente brochazo debería ser sobre el punto de aprobación provisional de los presupuestos municipales del 2017. Felicidades por haberlos presentado antes del inicio del año. Una muy buena mejora. La felicidad máxima hubiera llegado si el pleno hubiera sido sobre la aprobación definitiva, en lugar de la aprobación provisional, que era lo que se votaba en este pleno. Todo se andará. Tiempo tendremos de hablar del presupuesto, un tema demasiado farragoso para ventilarlo en unas pocas lineas y mucho menos en dos minutos que es el tiempo que tienen los concejales para decir todo lo que tienen que decir ante unos vecinos que, si no es en el mismo pleno, no tienen otra posibilidad de saber de que va. Luego pasa lo que pasa: un concejal bienintencionado quiere resumir su opinión en esos dos minutos y, desde el otro lado, le vacilan con la densidad de su discurso. Los que perdemos: los que hemos ido al pleno para saber de que va el presupuesto, este año.

También resultó interesante el voto del grupo de Ciudadanos. Votó a favor de los presupuestos. Supongo que esto influyó en que desde el grupo popular fuese citado como el concejal número quince del Psoe. Un poco exagerado el título. Veamos: por un lado, todos los grupos de la oposición mostraron su deseo o su disposición de dialogar para que la aprobación definitiva fuera por unanimidad, y, por el otro lado, no creo que si se llegase a ese acuerdo y la aprobación fuera por unanimidad, tuviéramos que decir que el Psoe tiene 21 concejales.

Pero Ciudadanos tiene un grupo propio en el ayuntamiento y tiene unos simpatizantes y unos votantes que le votaron a él y no a otro partido. Y es por eso que creo que resulta imprescindible que desde Ciudadanos se exponga a esos votantes y simpatizante, en papel o en red social, cuales son los acuerdos concretos que firmó con el equipo de gobierno, cuales fueron las mejoras que propuso al equipo de gobierno y que sirvieron para mejorar el presupuesto previo y hacerlo aceptable a la filosofía del grupo de ciudadanos. No hacerlo, será jugarse la credibilidad y las expectativas futuras. Además, se supone que ése es el estilo de Albert Rivera: hace públicos, y por escrito, todos los pactos. Otra cosa es que luego le toreen.

Y, por último llegamos a otro gran embrollo. Los famosos impuestos IBI y IIVTNU. Se debatieron juntos, pero me referiré, sólo, a este último. La filosofía de este último impuesto es esencialmente una canallada. Hace tiempo que no vendo ningún piso ni ningún otro inmueble, así que he perdido la idea de magnitud del desembolso por culpa de este impuesto y, a lo mejor, es una cantidad ridícula, no lo sé. Pero sí me ratifico en lo de impuesto canalla. Y me explico. Imaginemos a un vecino que, en tiempos mejores, ahorró y se compró un piso, con todas las de la ley. Supongamos que ahora está en paro. En noviembre, había unos 4.292 parados, sobre una población de 43.320.

La suposición no es muy descabellada. Supongamos que encuentra un empleo en la otra punta de la tierra valenciana. Así que decide vender su piso y comprarse uno igual, del mismo precio, que podría pagar con lo que le dieran por el suyo. ¿Podrá hacerlo? NO. NUNCA. JAMAS. Porque, gracias a este impuesto, del dinero que le den por su piso a precio de mercado, una parte la tendrá que destinar al pago del IIVTNU, por lo que nunca podrá comprarse un piso igual al que tenía. Este vecino habrá sido un poco expropiado, un expropiadito en terminología de Mihura. Bien, pues el tipo impositivo que sirve para calcular lo que hay que pagar por este impuesto, es lo que nos ha subido el equipo de gobierno del ayuntamiento. ¿O no?

Todo dicho, como siempre, con cariño.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

22°C

Mislata

Clear

Humedad: 60%

Viento: 11.27 km/h

  • 21 Ago 2018 32°C 21°C
  • 22 Ago 2018 33°C 22°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information