Log in

¿Mislata? ¡De película!

  • Published in Juan Costa

El viernes once de mayo a las nueve de la mañana la calle peatonal Miguel Hernández de Mislata estaba ocupada por una exhibición protagonizada por los estudiantes del colegio Sagrado Corazón daba cumplida cuenta de la diversidad cultural de nuestra ciudad.

Creo que se titulaba un mar de lenguas. Pude degustar allí platos típicos de Grecia, Rumanía, y Rusia, entre otros y conversar brevemente con una estudiante armenia del colegio que explicaba amablemente las peculiaridades de una cultura tan antigua. No pude evitar pensar en el Colegio Santa Cruz y recordar sus semanas multiculturales en que un numeroso grupo de estudiantes valencianos de padres africanos, asiáticos y americanos comparten cada año lo más colorido de sus respectivas culturas maternas con el barrio que se abraza a la Cruz de Mislata. Como explicó en el pleno una concejal socialista : “en el colegio Santa Cruz hacen hablar valenciano ¡hasta a los chinos!” , que supongo que es una forma de decir que consiguen lo que a otros parece imposible. ¡Dicen cada cosa estos concejales!

Esa misma mañana después de romper la dieta con los amables estudiantes del Sagrado Corazón me acerqué a cubrir la inauguración del Centro Ocupacional para Mislata News. Cuando llegué me encontré con esas personas que están detrás de todos los eventos importantes y que desde un segundo plano lo hacen posible. Y como no habían llegado las autoridades pude asomarme al Centro Ocupacional y contemplar sus instalaciones impecables. Recordaba de un pleno muy reciente las preguntas de los concejales del partido Popular que insistían en que ese Centro debería estar abierto hace tiempo, y las explicaciones del alcalde argumentando que el edificio no tenía electricidad.

Luego volvían a preguntar cómo era posible que no llegara la electricidad hasta allí cuando el Tanatorio situado justo al lado si disponía de servicio eléctrico. Y luego el enfado del señor alcalde por las preguntas relacionadas con el Tanatorio que es un asunto que le disgusta especialmente. Visto el intercambio de preguntas y sobre todo la batería respuestas no hubiera imaginado que la inauguración del Centro Ocupacional estuviera tan cerca. Era por lo visto una buena noticia que el gobierno municipal se reservaba para el momento oportuno, y ha llegado con la presencia de un invitado de lujo como el presidente de la Generalitat que se acercó a inaugurar el Centro.

En un momento determinado el grupo de personas que fueron asomándose al Centro fuimos invitados a salir del mismo para esperar fuera la llegada de las autoridades.

Fundamentalmente eran los usuarios del centro y sus familias y amigos, así como algunos representantes de la sociedad civil de Mislata. La anunciada presencia del presidente de la Generalitat atrajo a varios canales de televisión para recoger su discurso. Pronto estuvimos todos fuera esperando fuera bajo un sol de justicia, ese sol que en el desierto lleva aparejados espejismos, así que cuando al final de la calle pudimos observar una disciplinada hilera de concejales avanzando con paso lento pero  irme hacia nosotros pensé que estábamos ante el remake de alguna película del Oeste a la que nuestros representantes municipales parecen ser tan adictos. Supongo que ellos intentaban componer una escena como la que se recoge en el cuadro de Giuseppe Pellizza da Volpedo titulado el Cuarto Estado, que refleja la estética del avance imparable de la revolución socialista de los trabajadores que se utiliza en Novecento de Bertolucci, pero enrealidad la coreografía que pergeñaban hacía pensar más en Fellini, y el cartel de la película Amarcord con toda su ironía.

Llegaron en formación como si fueran a escenificar un nuevo capítulo de la historia de Mislata, y después de saludar a los usuarios del centro y sus familias volvieron a tomar posiciones desplegados de un extremo al otro de la acera en espera del presidente Puig.

Como quiera que se retrasara el coche oficial del mismo empezaron a padecer la misma insolación que antes habían recetado al escaso público asistente mientras que los periodistas que cubrían el evento debían pensar que en Mislata amamos el sol sobre todas las cosas, y que el color moreno de nuestros dirigentes es accidente laboral antes que otra cosa. Los invitados buscaban la sombra, pero como en nuestra ciudad no hay casi árboles (excepto los recién plantados) la espera empezó a hacerse angustiosa, yo me asaba, y cualquiera que vea el video que grabó la TV de Mislata podrá observar que el atavío de los concejales no era el adecuado para el improvisado solarium al que nos convidaron.

La espera fue como en “Bienvenido, Mr. Marshall” de Luis García Berlanga, o en “Esperando a Godot” de Samuel Beckett, aunque en esta ocasión con final feliz porque el presidente Puig no nos dió plantón. Lo que resulta insólito, desde el punto de vista del observador, es que los concejales de la oposición que tuvieron noticia del evento un par de días antes de que se convirtiera en noticia participaron de la escenificación y también acudieron con los modos y maneras del spaguetti western, y asumieron disciplinadamente su ración de insolación mientras esperaban poder participar en el besamanos del esperado invitado, el presidente de la Generalitat.

Cuando por fin llegó el cochecito negro de la máxima autoridad gubernativa autonómica nuestro alcalde corrió hacia él como en la escena en que el hijo pródigo vuelve a la casa paterna. Y allí todo fueron abrazos, parabienes y sonrisas ante la mirada incrédula del escaso número de personas que contemplaban la escena pegados al muro del CIPFP buscando desesperadamente la sombra, los fotografos y camarografos atrapados en aquella noticia desafiaron la solana y sacaron instantáneas muy luminosas, en que si aparece alguna sombra es porque la pusieron luego con el fotoshop en las redacciones respectivas.

Por fin después de la sesión de fotos corrimos todos en estampida hacia el interior del Centro Ocupacional que fue ocupado por una masa humana que buscaba cobijarse en sus sombríos pasillos, alguna de las futuras beneficiarias del centro ocupacional lloraba, y no se sabe bien si por la emoción de estrenar el centro o por la pena de haber tenido que esperar tantos años para ocuparlo cuando estaba construido desde hace al menos un lustro y medio. Como recordó Bronchud este centro “también forma parte de la herencia del PP”, y aunque el alcalde se volcó en su discurso en subrayar que lo encontraron completamente vacío el concejal Murgui de Ciudadanos reconoció en sus declaraciones que la obra era un legado del PP de Corredera.

En el jardín del nuevo recinto Javier Gil, el concejal de Compromís explicó que la información de la inauguración le había llegado con muy poca antelación, y es que la información no circula en el ayuntamiento (seguramente se considera que es un arma de destrucción masiva). El segundo partido más votado en las últimas elecciones generales celebradas en Mislata que aunque no tenga concejales es Podemos no tuvo presencia en el acto, sospecho que simplemente porque no se enteraron.

Se dice que las municipales no tienen nada que ver con las generales, autonómicas o europeas, pero si las encuestas se confirman en próximas citas electorales puede que tengamos pronto un alcalde de Ciudadanos, y no lo digo por asustar a mi amigo Murgui porque estoy seguro que está más que preparado, sus críticos argumentan que es ampliamente desconocido por la ciudadanía de Mislata pero ello en un político muchas veces conspira a su favor.

Los arcanos de la política municipal son inescrutables como demuestra Nemasa, una empresa municipal que contesta con nota de prensa a un partido de la localidad para puntualizar las declaraciones a la prensa del portavoz de Compromís. A mi me parece insólito y demuestra que el centro de gravedad del poder municipal hace tiempo que se ha desplazado desde el Pleno hacia lo que debieran ser satélites del consistorio pero que parece que como en la leyenda del Golem han adquirido vida y voluntad propias.

Y es que Mislata es un mar de lenguas como nos recordaban al principio de este artículo los estudiantes del Sagrado Corazón al ocupar pacíficamente la calle Miguel Hernández, un poeta en el que volví a pensar cuando ví refugiados bajo el olivo del jardín del Centro Ocupacional a los concejales socialistas y al presidente Puig que con buen tino se negaba a posar al sol.

Hubo un piscolabis para los asistentes al que no me sumé porque los estudiantes del Sagrado Corazón ya me habían cebado, me limite a tomar un café atónito ante la música clásica escogida para ensordecer los oídos de los que pudiéramos haber escuchado las confidencias que Puig intercambiaba con Bielsa.

Seguramente le explicaba que la buena política se hace a la sombra, los éxitos cuando se exponen con demasiada vehemencia a la luz enseguida se mustian o se secan. A micrófono abierto dijo el alcalde perpetuo de Morella que Mislata es un gran pueblo, y que pronto llegarán recursos económicos de la Generalitat para ampliar de treinta y cinco a cincuenta el número de beneficiarios del Centro Ocupacional, y argumentó a falta de cifras concretas al respecto el talante de su gobierno y la aprobación en las Corts ese mismo día del reglamento de desarrollo de la ley de Renta Valenciana de Inclusión, elaborado por la Consellería de la inefable Mónica Oltra.

Una política que parece que también ha sido víctima del “síndrome” del Palau por cuyos pasillos se dice que persigue al Conseller de Hacienda Vicent Soler mientras le grita muy enfadada : «Pues que nos lleve Montoro al Constitucional, no estoy aquí para hacer las mismas políticas que el PP. Estoy para cambiar cosas»

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

20°C

Mislata

Mostly Cloudy

Humedad: 82%

Viento: 17.70 km/h

  • 21 Oct 2018 22°C 17°C
  • 22 Oct 2018 22°C 15°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information