Log in

Amor se escribe con H

  • Published in Juan Costa

¿Quién en su sano juicio perdería el tiempo escribiendo hoy sobre el amor? Cierto, pero a pesar de ello mi amigo David, aburrido después de leer mi enésimo borrador de ensayo político constitucional me ha convencido de intentarlo. Empiezo con un acudido, para centrar el tema :

• ¿Profesora ayer se escribe con H?
• No, se escribe sin H.
• ¿Y hoy se escribe con H?
• Si, hoy se escribe con H.
• ¡Parece mentira como cambia todo en apenas un día! - exclama el estudiante.

Pido disculpas por reproducir aquí este chiste, (que no se entiende si no se explica, y) como todo el mundo sabe los chistes que hay que explicar no son buenos. Me devanaba los sesos pensando que la H(ache) pudiera tener en las modalidades del español que se hablan en América un significado que se me podía escapar, y que explicara un doble sentido que permitiera varias lecturas y en distintos niveles del mismo.

Y buscando descubrí que aché es un término importante en el vocabulario de los Yorubas en Cuba.
Aché
Grácia, bendición, virtud, palabra. También alma de algo, su virtud. El Poder Espiritual del Universo, Talento
Aché to
Asi sea

Utilizando este doble sentido, en un segundo registro el mensaje que contiene la broma es que “en menos de un segundo cambia la opinión del mundo”, es decir que en apenas un instante una persona puede pasar a recibir una revelación, o la “gracia”.

Es en ese sentido que se entiende el título de este escrito, porque en efecto Amor se escribe, se vive, se practica, se percibe y se entiende con Aché. El hamor exige el despliegue y el derroche de esa virtud del alma sin la que el mismo es imposible.

Krishnamurti expone bien lo que es el amor. Invito a ver sus videos en You Tube (muchos subtitulados en español). Con frase lapidaria nos interpela : “Si amaran a sus hijos no habría guerras” Curiosamente es el mismo argumento de la letra pacifista de Sting en “Russians” (escrita cuando el mundo parecía abocado a una guerra nuclear y la consiguiente aniquilación total), cantaba “I hope the Russians love their children too”.

Por ello con lógica implacable deducía el filósofo indio : hay guerras luego no hay amor. Krishnamurti invitaba a observarnos atentamente para poder llegar a la conclusión de que cosa sea el amor, sin dejar de hacernos preguntas. ¿Cuando le decimos a otra persona que la amamos que queremos decir? ¿Qué significa no poder dejar de pensar en esa otra persona?

¿Amamos la imagen que hemos fabricado en nuestra mente de esa persona? ¿Amamos porque satisface nuestros deseos? ¿Amamos simplemente porque la evocación de la persona amada nos produce placer?

¿Qué es el deseo? ¿Qué son las imágenes mentales que hemos construido de la persona que es el centro de nuestros afectos? ¿ Es esto el amor? ¿ O el amor es algo completamente diferente del deseo, el pensamiento y la memoria?

Lo cierto es que sin la belleza del amor, que es la verdad, cualquier cantidad de meditación, lectura, o de búsquedas... todo lo anterior pierde su sentido.

El amor no son celos, no es odio, ¿podemos dejar a un lado los celos y dejar de envidiar nada a nadie? ¿Seremos capaces de hacerlo hoy, y no mañana? Porque nos advierte el filósofo indio sin renunciar a la envidia y a los celos el amor es imposible.

En este sentido la ambición también es un lastre que nos impide alcanzar el amor. Nuestro éxito es un arma de doble filo porque al consagrarnos al mismo se cierran las vías para alcanzar el amor.

El amor es belleza en un sentido muy profundo, no se refiere a las imágenes acumulados en pinturas o esculturas en los museos, El amor huye de la afirmación del propio ego.

Es como esos cuadros en que la mirada (y la sonrisa) retratadas en la tela del lienzo se dirigen directa (y precisamente) a nosotros, y da la impresión de que esos ojos nos persiguen a pesar de que nos movamos por la sala, y aunque cambiemos de posición. Podemos sentir como si fuera nuestro el dolor de esa persona, aunque a veces se refiere a alguien que vivió cientos de años antes de que nosotros siquiera hubieramos nacido.

Y esa conexión profunda no tiene que ver sin embargo con el sentimentalismo, el sensualismo o la sexualidad que también operan, se superponen y nos confunden.

Es otra cosa más intensa y primigenia. Cuando escucho la voz de la persona amada puedo escuchar la fuente esencial de donde mana esa energía. Y eso no es algo baladí. Porque si puedo reconocer que tras esa débil película transparente está directamente la fuente de la vida me reconozco y bebo en la misma, de alguna forma todos brotamos de ese mismo manantial pero hay mucho que desbrozar para acercarse apenas un poco a ese lugar perdido en lo más profundo de la selva, y la magia del amor es que nos permite acceder directamente, y casi tocar ese origen de todas las cosas, porque existe una persona que hace de "medium" para que podamos vivir esa experiencia fundacional que nos remite a nuestro propio origen.

La forma más alta de conocimiento para los filósofos es, no lo adivinan, la filosofía. Y muchos de ellos definieron la Filosofía que es una forma de amor como la Contemplación. El enamorado no aspira a otra cosa que a posar su mirada sobre la persona amada. El amor es el arco en tensión instantes antes de ser disparado. El arquero es Cúpido ¿a quién se le ocurre dar un arma tan peligrosa a un niño travieso? Es por eso que el amor tiene mucho peligro. Casi tanto como una sonrisa que es otro arco que también tiene su riesgo. Como dos ojos entornados que también son dos arcos, que disparan miradas, que son flechas veloces como la luz. Y te invito a seguir buscando arcos y curvas displicentemente en el cuerpo físico del amante o de la amada. Imagino que una epidemia amorosa salvaría la Península, y hasta el planeta, y nos obligaría a acudir a los poetas, que son los médicos del corazón, cardiólogos parlanchines, o a los cocineros como Karlos Arguiñano que sostiene que " otoño es la mejor época para hacer el amor".

16°C

Mislata

Cloudy

Humedad: 28%

Viento: 22.53 km/h

  • 25 Nov 2017 22°C 11°C
  • 26 Nov 2017 16°C 5°C

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies usadas para la operación esencial de este sitio ya han sido establecidas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information